viernes, 5 de octubre de 2012

Yo quiero ser el amor, Santa Teresa de Lisieux

Yo quiero ser la devoción  del sacerdote al consagrar

Al ofrecer tu Cuerpo y Sangre en oblación,


Al celebrar el Santo Sacramento del altar,


Yo quiero ser la devoción.



Yo quiero ser el fuego  que enardece el corazón


De cada misionero  que se lanza a proclamar


La luz del Evangelio  hasta el último confín,


Yo quiero ser el fuego.



Yo quiero ser el celo del profeta y del apóstol


Para guardar fiel el tesoro de la fe,


Para enseñar, iluminar y defender,


Yo quiero ser el fuego...



Yo quiero ser el pulso que da vida al Cuerpo Místico


Y hace llegar la Sangre de Jesús a cada miembro


Porque en el corazón de mi madre la Iglesia,


Yo quiero ser el amor, quiero ser el amor.



Así puedo serlo todo, profeta, misionero,


Apóstol y guerrero,  mártir y sacerdote.


Tú me has dado el llamado de poder serlo todo,



Oh Jesús mi amigo... 


yo quiero ser el amor...


Porque en el corazón  de mi madre la Iglesia,


Yo quiero ser el amor.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada